Coacharte

cambios

3 pasos para superar la infelicidad e introducir cambios provechosos

La vida es una constante montaña rusa. Cada cierto tiempo, afrontamos duras situaciones que nos provocan infelicidad, miedo y malestar. Como respuesta, algunas personas se aferran a la vida pasada, mientras que otras plantan cara, afrontan los cambios necesarios, y salen fortalecidas. De hecho, estas experiencias son necesarias. Cambiamos por dos motivos:

  • Convicción
  • Obligación

Normalmente, la razón más habitual suele ser la segunda y, muchas veces, es también la que provoca cambios más fuertes. Esto se debe, básicamente, a que no nos queda otra. Adaptarse o morir. «No es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que mejor responde al cambio» diría Darwin en su momento.

Hoy, me gustaría hablarte sobre un sencillo modelo de 3 pasos para superar cualquier situación que pueda generarte infelicidad y, así, salir de esa zona de confort que, además de paralizarte completamente, no te aporta nada positivo. ¿Vamos a ello?

Modelo de 3 pasos para afrontar cambios y superar la infelicidad

El proceso que voy a compartir contigo a continuación puede ser atravesado en cualquier experiencia que suponga un obstáculo y que requiera el abandono de una situación anterior para evolucionar y transformar tu persona. Te voy a poner dos ejemplos sencillos para que entiendas la variedad de aplicaciones que tiene:

  1. La ruptura con una pareja (más impactante aún si se sentía dependencia)
  2. La desilusión respecto a la carrera profesional actual y la necesidad de cambio hacia otros ámbitos más motivantes

Este modelo está diseñado para ser puesto en práctica en el orden en que se presentan sus fases. Sin embargo, cuando se avanza, no se deja atrás la fase anterior, sino que sigue estando presente. Así, cuando pases a las visualización a largo plazo (segunda etapa), debes seguir teniendo presente la aceptación (primera etapa).

1. Aceptación

Asumir tu situación es esencial para comenzar a avanzar. Si te sitúas en un lugar en el que no estás, las decisiones y la acción que tomes no corresponderán con lo que necesitas o quieres.

Cuando pretendes forzarte a ser feliz con lo que haces, continúas llevando a cabo el mismo estilo de vida. Al caer en ese autoengaño, no sientes la necesidad de introducir cambios en tu vida. Esto te paraliza y no te permite avanzar a la felicidad o la paz que buscas. La aceptación es necesaria en todos los ámbitos de tu vida. Es la base de cualquier transformación, porque te permite identificar dónde estás para después reflexionar sobre dónde quieres llegar.

Esta fase se puede apreciar claramente en los dos ejemplos que te he puesto antes. Sería algo así:

En el ejemplo de la ruptura, supondría pasar, precisamente, la fase de aceptación, desmitificando en este caso a la pareja y a la relación, siendo realista y objetivo y asumiendo la idea de que se ha acabado, de que esa persona ya no forma parte de tu vida. Estas ideas están muy bien explicadas por Walter Riso en su libro «Amar o depender».

En el caso del desencanto profesional, se trataría de aceptar que te aferras a ese trabajo porque es tu zona de confort. Esto te provoca cierto miedo ante la perspectiva de iniciar un nuevo proyecto o carrera profesional y que no salga bien. Sin embargo, debes escucharte y asumir que, en realidad, es otra cosa la que te ilusiona.

2. Visualización a largo plazo

Este segundo paso y el tercero van muy de la mano, porque te permiten planificar la acción tras haber llevado a cabo la reflexión inicial y necesaria en el primer paso. Así, podrás ponerte manos a la obra e ir introduciendo poco a poco los cambios necesarios para llegar a una situación de bienestar nuevamente.

Antes de determinar los cambios que debes llevar a cabo en el día a día, es necesario que mires más allá, lejos del momento presente, tratando de descubrir hacia dónde vas. Aprovecho para recordarte la idea de que NUNCA DEJES ATRÁS EL PASO 1.

Lo bueno es que esta reflexión surge más bien de manera espontánea. Suele ir de la mano de esa sensación de necesidad de modificar tu vida. En el momento en que sientes ese inconformismo con tu situación, sea por el motivo que sea, empiezas a plantearte inconscientemente qué necesitas cambiar. Por tanto, solo hace falta que traigas esas ideas a la mente consciente.

«¿Cómo imagino la felicidad a largo plazo? ¿Qué actividades o metas pueden llenarme de vida de nuevo? ¿Cuál es mi propósito?» Estas serían algunas de las preguntas adecuadas.

Aplicado a la situación de alejamiento de una pareja, la meta giraría alrededor de idear caminos que te ilusionan, para volver a reconectar contigo mismo y generar la ilusión y la motivación de nuevo. También, podrías reflexionar sobre cómo esta ruptura, a raíz de tus reflexiones durante la aceptación, te puede aportar algo positivo. Estos beneficios van desde mayor libertad hasta la posibilidad de llenar tu necesidad de individualidad.

Respecto a la transformación profesional, se trata, en esencia, de que identifiques cuál es ese posible proyecto que realmente podría volver a llenar de vida la parte profesional de tu ser.

3. Consciencia del presente y acción a corto plazo

De nada sirve tener metas ambiciosas si no eres capaz de actuar en el día de hoy. Por eso, es importante organizar tus objetivos, fraccionarlos y perseguirlos poco a poco. También es crucial que sean objetivos SMART. Los cambios importantes no se dan si no sabes qué pasos debes dar en el presente.

Personalmente, creo que el aspecto en el que más debes incidir es en que las metas que diseñas dependan de ti. Suele ser interesante proponerse, como tareas diarias, llevar a cabo aquellas actividades que te acercan a tus objetivos durante un tiempo concreto y mínimo. ¿Por qué? Pues porque, como no te centras en ningún resultado ni generas expectativas, simplemente te limitas a aquello que está bajo tu control: hacer lo que tienes que hacer.

Respecto a los ejemplos sobre los que he hablado a lo largo del artículo, esto funcionaría así:

En el caso de la ruptura, se suele empezar tirando de fuerza de voluntad, llenando el día a día, y descubriendo en los pequeños detalles cómo fortalecer la individualidad y cómo lograr el empoderamiento. En este caso, el mayor objetivo es volver a aprender a estar solo y, sobre todo, fortalecer la autoestima.

Cuando hablamos de una transformación a nivel laboral, se trata de desglosar ese objetivo a largo plazo que has identificado en el paso anterior en metas a medio plazo y tareas diarias, que son en las que pones mayormente tu foco, como te decía. Aquí, la prioridad principal es volver a encontrar un estilo de vida profesional que te llene.

No obstante, me gustaría remarcar algo esencial. Los cambios se introducen poco a poco, y es crucial que aprendas a disfrutar de ellos y del proceso, más que centrarte en el ideal que persigues a largo plazo. Este sólo sirve como guía y motivación puntualmente.

cambios

 

¿Qué te ha parecido? ¿Imaginas algún ámbito de tu vida que deba ser sometido a este proceso? ¡Te leo en los comentarios!

Te recomiendo que leas las entradas enlazadas a lo largo de esta publicación para ampliar tu conocimiento al respecto. ¡Que tengas buena semana!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.