Coacharte

bloqueo emocional

La técnica de las 3 Ds para superar un bloqueo emocional

Seguro que te ha pasado alguna vez que, de un día para otro, has perdido una habilidad que dominabas. De repente, te cuesta más resolver cierto problema en el trabajo o en tu vida personal. En consecuencia, te ves obligado/a a trabajar directamente en esa habilidad o, peor aún, te sientes insuficiente. Sin embargo, la realidad es muy distinta: es probable que la explicación no tenga nada que ver con el ámbito puramente racional, sino que estés sufriendo un bloqueo emocional o cognitivo.

Te lo voy a explicar con un ejemplo. Imagínate a Julián, un comercial que, de ser el mejor vendedor de la empresa, pasa a generar la mitad. Después de unas semanas con esta situación, desde la empresa le animan a formarse sobre técnicas neuropsicológicas y a mejorar sus habilidades comunicativas. Pero Julián ya tiene sus propios métodos, los cuales le han funcionado durante años para calar en la mente de sus clientes y conseguir vender más que cualquier compañero.

Por otro lado, lo que poca gente sabe es que nuestro protagonista y su esposa se separaron poco antes de que esta situación empezase a darse. ¿Tiene sentido que la psique humana haya cambiado en tan poco tiempo o quizá Julián se está viendo superado por sus problemas personales?bloqueo emocional

Encontrar el origen

El ejemplo anterior nos lleva a una conclusión que estoy seguro de que te sonará: el aspecto emocional y los problemas personales influyen en todos los ámbitos de nuestra vida. No podemos simplemente activar un interruptor para apagar los sentimientos cuando llegamos al trabajo, vamos de compras o estamos en una reunión social. Sin embargo, aunque sabemos esto, seguimos lastrándonos con la idea de que hemos perdido una habilidad o directamente no estamos capacitados de manera innata para abordar ciertos problemas cuando aparecen de forma inesperada.

Lo primero que te recomiendo hacer en estos casos es INDAGAR EN EL ORIGEN. Todo bloqueo emocional surge de un pensamiento. Por tanto, aunque las emociones no se pueden alterar, sí estamos capacitados para gestionar nuestros pensamientos. La idea es que, ante un obstáculo a este nivel, te preguntes a ti mismo: ¿Qué aspectos de mi vida me están generando emociones negativas? ¿Cuál de estos ámbitos puede estar afectando a mi rendimiento? ¿Qué pensamientos me llevan a no ser capaz de abordar desafíos que en un estado neutro llevaría adelante sin problema?

La técnica de las 3 Ds ante un bloqueo emocional

Puedes modificar las preguntas que te he sugerido hace un momento ante un bloqueo emocional, pero lo que está claro es que hay que seguir un patrón concreto. En mi caso, me gusta diferenciar tres pasos esenciales, que forman lo que llamo la técnica de las 3 Ds:

  1. Detectar la emoción: antes de indagar en el origen, hay que ponerle nombre al problema en sí mismo. ¿Qué emoción es la que te está generando el bloqueo? Aquí hay un abanico muy amplio. Solemos pensar en emociones negativas como la tristeza o el miedo, pero el exceso de alegría, la euforia, también puede ser la causa de un mal rendimiento en cualquier ámbito, ya que impide pensar con claridad.
  2. Descifrar el origen: una vez concretado el obstáculo, llega el momento de analizar de dónde proviene. Aquí, entran en juego cuestiones de indagación sobre tu vida en todos sus ámbitos. Puede afectarte desde el estrés provocado por una sobrecarga de trabajo hasta el duelo por la pérdida de un ser querido. Es cuestión de poner todas las opciones sobre la mesa y estudiarlas una por una.
  3. Desglosar los pensamientos: para terminar, tras haber estudiado el bloqueo emocional y su origen, llega el momento de pasar a la acción. Así, teniendo presente el problema, lo que te toca hacer es modificar esos pensamientos que te están generando cada vez más parálisis. Como te decía, la emoción parte de una serie de ideas, y son esas ideas las que debes gestionar y alterar para, poco a poco, redirigirte hacia el camino del éxito.

Ejemplo práctico de bloqueo emocional

Acaban de unirse nuevos integrantes a tu empresa. Los objetivos que marca la directiva se han vuelto más ambiciosos. La gestión de equipo no ha sido la mejor, y la competencia se ha vuelto muy dura y exigente. En este escenario, comienzas a ver que te quedas atrás y que no cumples con las expectativas, a pesar de que sigues teniendo el conocimiento y las habilidades técnicas necesarias.

En la primera fase, detectas que las emociones que te están afectando son el estrés y la ansiedad. Tras esto, descifras que todo esto se deriva del exceso de labores con el que te estás cargando y del miedo a ser insuficiente. Por tanto, desglosas los pensamientos y descubres que sería mejor abordar tus tareas una por una, persiguiendo pequeños objetivos por fases en lugar de todos al mismo tiempo. Esto te hace avanzar a un buen ritmo de nuevo y, en consecuencia, recuperas la confianza.

Es tu turno

¿Qué te parece esta técnica? Te recomiendo que, si estás pasando por un bloqueo emocional en cualquier ámbito de tu vida, trates de llevar a cabo este ejercicio de reflexión. Estoy seguro de que obtendrás resultados satisfactorios. ¡Cuéntame la experiencia en los comentarios! Que tengas buena semana.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.